DIA 18: MATEO 13

LA PRESENCIA ESCONDIDA DEL REINO DE DIOS

13.30 Dejad que crezcan juntas hasta la siega. Cuando llegue la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, atadla en gavillas y echadla al fuego; el trigo lo metéis en mi granero.
13.31 Les contó otra parábola: el reinado de Dios se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su campo
13.32 Es más menudo que las demás semillas; pero, cuando crece, es más alto que otras hortalizas; se hace un árbol, vienen los pájaros y anidan en sus ramas.
13.33 Les contó otra parábola: El reinado de Dios se parece a la levadura: una mujer la toma, la mezcla con tres medidas de masa, hasta que todo fermenta.


COMENTARIO

Dos parábolas sobre un mismo tema: la primera está sacada del trabajo de un hombre, y la segunda del trabajo de una mujer. El árbol en el que anidan los pájaros del cielo es una imagen de la acogida universal: "Vendrán del levante y del poniente, del norte y del sur para encontrar sitio en el festín del Reino de Dios" (Lc 13.29).

Dios realiza el designio de su amor en favor de todos los pueblos mediante realidades que se parecen a un grano de mostaza: la oración humilde, el perdón recibido y ofrecido, la sencillez de la acogida.

Además, el grano de mostaza es una imagen de la fe. A los Apóstoles que le preguntan a Cristo que aumente en ellos la fe, les responde que solamente una pequeña confianza como un grano de mostaza les basta. (Lc 17.5-6).

Si la planta salida del grano de mostaza tiene contornos precisos, no se puede decir menos de la levadura. Desde que entra en la pasta, es imposible delimitar el campo de su acción. Es lo mismo que la presencia del Espíritu de Cristo. Puede ser discreta, pero agita o levanta lo que penetra en ella hasta que "Dios sea todo en todos" (1 Co 15.28).